A principio la batida de proteínas me caía bien e inclusive me gustaba. Sin embargo, ahora siento deseos de devolverla. ¿Qué está pasando?

Lo que está pasando es que tu cuerpo está “protestando” la cantidad de aceite de lino que le estás echando a tu batida. El cuerpo de cada uno de nosotros tiene un nivel de “tolerancia” y resulta que el tuyo te está tratando de decir “es mucho aceite para mi gusto”. Debes regresar a la dosis anterior de aceite de lino donde todavía te era agradable o aceptable la batida y verás que tu cuerpo dejará de quejarse y cooperará contigo.

Comentarios

comentarios